Asociaciones Interespecificas





Dentro de las asociaciones interespecíficas deben considerarse las generales y las particulares. Entre las primeras se encuentran las biocenosis o asociaciones bióticas, de las cuales ya se hablo en el capítulo precedente. Entre las particulares, deben citarse sobre todo el inquilinismo, el comensalismo, la simbiosis y el parasitismo.

En el inquilinismo, el individuo de una especie sirve de alojamiento o soporte a los de otra (inquilinos). Este concepto se extiende asimismo al espacio común que ocupan dos o más especies. Tal es el caso de insectos que viven en madrigueras de mamíferos o en nidos de aves. En el comensalismo, los individuos inquilinos se nutren o participan del alimento destinado al huésped. Son comensales los llamados gusanos o helmintos intestinales, como las solitarias, las lombrices, etcétera, que se nutren del quilo del huésped. Otro ejemplo lo constituyen los insectos mirmecófilos, que viven en los hormigueros y se nutren de los alimentos destinados a las hormigas.

En la simbiosis, los individuos asociados (simbiontes) sacan ventaja de su vida en común (mutualismo) o esta resulta ventajosa para uno de ellos sin causar daño o perjuicio al otro. imagen de parasitosLa simbiosis puede estar constituida por dos especies animales, o por una especie animal y otra vegetal.

El parasitismo se produce cuando una de las dos especies que conviven se nutre y se beneficia de la otra en su perjuicio. Los parásitos pueden ser externos o ectoparásitos (garrapatas, sarna), o internos (endoparásitos), cuando se alojan en las células o líquidos orgánicos, como es el caso de los agentes productores del paludismo (Plasmodium), de la enfermedad del sueño (Trypanosoma), etcétera. Los internos son los parásitos por excelencia, los auténticos, en el sentido estricto. Incorrectamente, suele llamarse parásitos intestinales a los comensales del tubo digestivo El parasitismo produce, tanto en el huésped como en el parasito, una serie de efectos, entre los que sobresalen los morfológicos, aparte de los fisiológicos y etológicos. Los animales parásitos desarrollan en general órganos de adherencia y perforación, al mismo tiempo que presentan fenómenos de regresión, a veces extraordinariamente acusada, y gran desarrollo del aparato y poder reproductores. En su ciclo biológico pueden comportar uno, dos o tres huéspedes; en este último caso hay que distinguir el huésped intermediario, el auxiliar y el definitivo En el caso del Plasmodium se considera al hombre como el huésped definitivo y al mosquito Anopheles como el intermediario. Los huéspedes intermediarios se denominan vectores, por ser los agentes transmisores del parasito. EI huésped también reacciona ante el parasito, procurando expulsarlo, enquistarlo o fagocitarlo; pero en muchos casos acaba sucumbiendo.



  • INQUILINISMO ANIMAL
  • inquilinismo ejemplos animales
  • inquilinismo ejemplos
  • ejemplos de inquilinismo en animales
  • asociaciones interespecíficas

  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario