El animal y su ambiente





El medio ambiente viene determinado por una serie de factores llamados ambientales, que pueden ser abióticos o bióticos. Entre los primeros se hallan los factores físicos (luz, temperatura, agua, etcétera), químicos (reacción del medio, substancias químicas…), climáticos, geográficos, geológicos y otros. Entre los segundos se encuentran los organismos y las acciones debidas a estos. El conjunto de factores ambientales propio, para la vida de una comunidad biótica constituye su biotopo. Una comunidad de organismos en equilibrio con su biotopo y en mutua interdependencia se denomina biocenosis. Los componentes animales de la misma constituyen su zoocenosis. Un biotopo y su biocenosis integran su bioma. image

Los grandes biomas del planeta son el marino, el potámico y el terrestre. Los biomas no son inmutables sino que constituyen un sistema en evolución, de conformidad con los cambios operados en el biotopo o en la biocenosis. En este aspecto dinámico, el bioma constituye un ecosistema. Una biocenosis clímax es la que ha alcanzado su completo equilibrio con su biotopo. Una tanatocenosis es la que esta en vías de regresión o extinción, por la aparición de condiciones abióticas en el medio. La zona de transgresión entre dos biotopos constituye un ecotono, pudiendo servir de ejemplo la orilla de un lago, donde confluyen el medio acuático y el terrestre.

El lugar ecológico que ocupa un grupo de organismos en un biotopo constituye su habitad y su habitáculo. Los animales están distribuidos ecológicamente por biomas o biotopos. Así se habla de animales marinos, lacustres, terrestres, etcétera. Los animales del dominio oceánico -es decir, los del bioma marino pueden ser pelágicos si viven en el seno del agua, o bentónicos si viven sobre el fondo. Los primeros, a su vez, son planctónicos si están suspendidos y se desplazan pasivamente (protozoos, larvas, copépodos, tunicados, etcétera), o néctonicos en el caso de que naden (peces, medusas, cefalópodos y otros). Los bentónicos pueden ser litorales, batiales, abisales, etcétera, y al mismo tiempo fijos o sedentarios pólipos, esponjas, briozoos, gusanos, lamelibranquios…) o errantes o vágiles (equinodermos, gasterópodos, crustáceos, poliquetos, etcétera). Independientemente del carácter pelágico o bentónico, cabe distinguir los de la zona diáfana y los de la afótica.

Dentro de cada uno de estos biotopos marinos hay una gran profusión de habitáculos: alguícolas, sabulícolas, coralicolas, etcétera. En el dominio potámico o dulciacuático cabe diferenciar los animales lacustres o límnicos, de los fluviales, así como los freáticos. Entre los primeros se pueden distinguir los mismos tipos que entre los marinos, faltando, naturalmente, por la escasa profundidad de los lagos, los animales abisales. En el dominio terrestre, la cantidad de biotopos es muy grande. Así, se pueden distinguir animales epigeos (todos los que viven sobre el suelo, entre los que hay insectos, arácnidos, reptiles, aves, mamíferos y otros), hipogeos (edáficos o que viven en el interior del suelo, cavernícolas…), silvícolas (de bosque), rupícolas (de medios pedregoso o rocosos), y sabúlicas (de la arena), etcétera.



  • animales de ambiente lacustre
  • animales del ambiente lacustres
  • biocenosis
  • zoocenosis

  • animales lacustres

  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario